El Significado de la Operación Rama de Olivo publicado en la revista “Foreign Policy” del 5 de abril de 2018

Mevlüt Çavuşoğlu

Ministro de Asuntos Exteriores

de la República de Turquía

 

La imagen sombría en el Medio Oriente no debe oscurecer el hecho de que la paz es alcanzable. La premisa básica para cualquier paz en el Medio Oriente de hoy debe ser preservar la integridad territorial de los estados. Esto significa contrarrestar todas las fuerzas que existen solo para perseguir sus distopías a costa de los demás y con la ayuda de personas externas, incluidos los terroristas de DAESH, PKK y YPG. Su visión del derramamiento de sangre interminable debe ser contrarrestada y derrotada.

DAESH ha sido ampliamente derrotado militarmente, pero eso no sólo porque los grupos entrenados y armados por los Estados Unidos les dio un golpe final. Fueron derrotados, debido al dedicado trabajo del ejército iraquí y una coalición global que opera desde Turquía. Las debilidades de DAESH quedaron más claramente expuestas después de que Turquía se convirtiera en el único ejército de la OTAN en involucrarse directamente- y tal como se esperaba- en aplastarlos en Jarablus, al norte de Sira. El trabajo dedicado de una coalición que incluye a Turquía, mantiene la más numerosa lista para prevenir la entrada de terroristas extranjeros y dirige la mayor operación civil de seguridad anti islámica del mundo.

El atractivo de la ideología de DAESH, Al Qaeda y otros afiliados no desaparecerá fácilmente. Los actos terroristas perpetrados en nuestras calles se llevaron a cabo antes de DEASH y continuarían independientemente de sus operaciones armadas en el Medio Oriente. La lucha contra el terrorismo debe continuar con pleno vigor, pero con mayor énfasis en la recolección oportuna de inteligencia, medidas financieras y medidas de anti reclutamiento y anti radicalización.

Un punto de discordia con los Estados Unidos es su política de armar a los terroristas del PKK/YPG para que actúen como soldados de infantería, incluso si tienen un antecedente de terrorismo. Esta es una política jurídicamente y moralmente discutible que fue preparada por el Gobierno de Obama en sus últimos días y que de alguna manera se infiltró en la administración de Trump. Estados Unidos ha hecho el juego a todos sus críticos y oponentes decidiendo formar una alianza con terroristas, a pesar de sus propios valores y su alianza de 66 años con Turquía, quien además es uno de los principales objetivos de dichos terroristas.

Me ha complacido ver que muchos aliados de la OTAN se hayan distanciado de esta política estadounidense, que van en contra de los valores de nuestra alianza. También atentan en contra de nuestros intereses comunes en la región y más allá. Espero que mi homólogo el nuevo Secretario de Estado Mike Pompeo, y el Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton consideren esto una prioridad y rectifiquen el rumbo.

Iraq, Siria, Yemen, Libia y otros países en el Medio Oriente se enfrentan a una presión destructiva de las fuerzas transnacionales que amenazan su supervivencia. Sus dificultades a su vez proporcionan una excusa y oportunidad para todo tipo de intervenciones por parte de cualquier país o actor no estatal. El resultado no sólo es un baño de sangre, sino una migración masiva y presión terrorista contra Turquía y el resto de Europa, que está en sus puertas. Su caos también actúa como una incubadora de odios y amenazas contra los EE.UU. Los Estados Nación resilientes deben formar la base de cualquier orden y estabilidad en el Medio Oriente. La visión de Bashar al-Assad perderá eventualmente, pero una Siria unida debe finalmente ganar la larga guerra.

La Operación Rama de Olivo, ha implicado una incursión militar en Siria, es sobre todo un acto de autodefensa contra una acumulación de terroristas quienes ya han agredido nuestros centros poblados. Como anfitrión de tres millones y medio de sirios, Turquía también tiene la intención de que la Operación Rama de Olivo elimine los obstáculos a la paz en Siria planteados por los opositores del futuro unitario del país. Los masivos campamentos terroristas del PKK y YPG al otro lado de nuestras fronteras tuvieron un doble propósito.

El primero era abrir un frente suplementario para las operaciones terroristas del PKK además del que está en el norte de Iraq y unirlos para formar un cinturón terrorista continuo. Las armas y la infraestructura militar que hemos incautado en Afrín demuestran decisivamente esta evaluación.

El segundo objetivo de los campamentos terroristas era formar cabeceras de puente territoriales para que su propio estado se construyera sobre los cadáveres de Siria e Iraq en las áreas desocupadas por DAESH. La Operación Rama de Olivo de Turquía detiene el descenso a una guerra más amplia y un creciente terrorismo que se extendería por Europa y Estados Unidos. En cambio, abre una arteria principal hacia la paz.

Sé que en la era posterior a la verdad hay una amplia campaña para arrojar dudas sobre la Operación Rama de Olivo. No pasa un día sin que nos encontremos con calumnias. La verdad es que hemos tenido sumo cuidado para evitar víctimas civiles y esta se ha convertido en una de las operaciones más exitosas que el mundo ha visto en cualquier lugar y cualquier momento en este sentido.

Se ha alegado que nuestra operación impide la lucha contra DAESH porque los terroristas de las YPG ahora se concentran en resistir los avances de los militares turcos. Creo que esta elección de los terroristas de las YPG demuestra la locura de cualquier estrategia para confiar en ellos en primer lugar. Pero tenga la seguridad de que Turquía no permitirá que DAESH se reagrupe de una manera u otra y trabajará con los Estados Unidos a tal efecto.

Debemos resistir también cualquier referencia que describa a la Operación Rama de Olivo como una pelea de los kurdos contra los turcos. Debe ser obvio que los terroristas de PKK y YPG no representan a los kurdos. Las YPG han expulsado a unos cuatro cientos mil kurdos ​​del territorio que se ocupó en Siria. Turquía quiere que todos los kurdos vivan en paz y prosperidad en todos los países en los que se encuentran. El micronacionalismo y terrorismo del PKK son un perjuicio para todos, incluidos los kurdos.

Un punto igualmente importante es encontrar una manera de poner al Medio Oriente en el camino del desarrollo. El punto central de esta visión debe ser un Iraq pacífico, estable y próspero que florezca bajo su orden constitucional actual. En febrero, la comunidad internacional dio comienzo en una conferencia de donantes en Kuwait, comprometiéndose con treinta mil millones de dólares para0 Iraq, una sexta parte de lo cual fue proporcionado solo por Turquía. Pero Iraq necesita mucho más ayuda. Hago un llamado a todos mis homólogos, en reconocimiento a los beneficios de un Iraq saludable y amigo, para que ayuden a financiar un importante esfuerzo de reconstrucción en Iraq. No sería menos fundamental en la construcción de La Paz, tal y como lo fue el Plan Marshall para Europa.

El Medio Oriente debe mantenerse a salvo de la amenaza del sectarismo, las esferas de influencia, los imperialismos renacientes, las disputas de la familia real y el extremismo de todo tipo, religioso y de otro tipo. Los Estados y pueblos de la región, y los afectados por ella, han sufrido bastante. Ya pueden estar surgiendo elementos de una hoja de ruta para un futuro tan exitoso, con el liderazgo resuelto de Turquía. Espero que Estados Unidos elija aprovechar el momento y apoyar esta visión de paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *