Mensaje Especial en ocasión al 60º Día Nacional de Malasia

Con motivo de celebrarse el pasado 31 de agosto del año corriente, el sexagésimo (60°) aniversario del día nacional de Malasia, este año con el tema “Negaraku, Sehati Sejiwa” y cuyo significado es: Mi Patria, Un Corazón, Un Alma; el excelentísimo Embajador SE Muzafar Shah Mustafa ofreció una entrevista exclusiva a Nota Diplomática con la finalidad de difundir su mensaje en conmemoración de tan importante fecha.

Queremos invitarlos e escuchar la entrevista completa y exclusiva a través de Playnetwork FM 95.5 este domingo 10 de septiembre a las 4 p.m. en el programa de Nota Diplomática en la radio.

A continuación el texto completo del mensaje del excelentísimo Embajador:

“Buenos días a todos los que nos ven a través de Nota Diplomática

En primer lugar quiero agradecer a Nota Diplomática por esta oportunidad que me brinda para difundir este mensaje con ocasión al Día Nacional de Malasia a celebrarse el 31 (treinta y uno) de agosto de 2017 (dos mil diecisiete). Verdaderamente es un día prestigioso ya que celebramos el 60 (sexagésimo) aniversario de nuestro día nacional este año con el tema “Negaraku, Sehati Sejiwa” (Mi Patria, Un Corazón, Un Alma). Este tema fue escogido para reavivar el espíritu de patriotismo y nacionalismo en unidad para todos los malasios, do

nde diferentes razas, culturas y religiones edificaron nuestra inigualable nación como una sola identidad. La unidad nacional y la armonía son preservadas a través de los diversos colores de Malasia que comparten las mismas aspiraciones y valores de tolerancia, respeto y entendimiento. También son los ingredientes principales para lograr el objetivo de convertir a Malasia en un país más próspero y exitoso.

El patriotismo y el sentido de pertenencia son la esencia principal de la celebración del Día Nacional de cualquier país y así mismo lo es para Malasia. El tema, que en esencia significa que a pesar de las muchas diferencias nos podemos mantener como una “Malasia unida” mediante la comprensión de las experiencias pasadas, los desafíos actuales y el futuro de la nación.

Esto es imperativo, después de seis largas décadas, especialmente las jóvenes generaciones que disfrutan de los frutos del progreso y el desarrollo hoy en día necesitan explorar y apreciar el verdadero significado de la independencia, especialmente en la comprensión de las luchas y sacrificios de nuestros antepasados sin los cuales el país no habría sido testigo de muchos de los logros alcanzados en la actualidad. Es con esta conciencia, que debemos estar agradecidos por todas las bendiciones y debemos estar dispuestos a defender la independencia y la soberanía del país de todo corazón.

Queridos espectadores,

Al celebrar el sexagésimo aniversario de la independencia, de unos inicios relativamente humildes, Malasia ha crecido y evolucionado hasta convertirse en una economía y una sociedad moderna con un historial del que hay que estar orgullosos. La estabilidad política y social han sido los principales impulsores de nuestro desarrollo. Me siento orgulloso de citar la evaluación económica realizada recientemente por la OCDE acerca de Malasia, en la que describió adecuadamente a Malasia como una de las economías más exitosas del Sudeste Asiático, atribuyéndolo a los sólidos fundamentos macroeconómicos y al éxito al transformar su economía en una economía diversificada e inclusiva.

A medida que se aproxima el año 2020 (dos mil veinte), estamos listos para lograr otro hito importante en el plan de desarrollo del país, donde hemos establecido la visión de ser una nación plenamente desarrollada y de altos ingresos con una sociedad inclusiva, equitativa y sostenible. Toda esta fuerza económica puede lograrse porque el Gobierno ha puesto en marcha un plan económico de gran alcance y ha tomado decisiones enérgicas para fortalecer la capacidad de recuperación de la economía de Malasia.

Me enorgullece mencionar nuestro logro entre los años 2009 (dos mil nueve) y 2016 (dos mil dieciséis), donde el Ingreso Nacional Bruto aumentó en casi un 50 (cincuenta) por ciento, y el Ingreso Nacional Bruto per cápita, según el método Atlas, aumentó a US $ 9,850 (nueve mil ochocientos cincuenta dólares). Según el último límite de altos ingresos del Banco Mundial de US $ 12,235 (doce mil doscientos treinta y cinco dólares), hemos reducido la brecha hacia el objetivo de alcanzar altos ingresos de 33% (treinta y tres por ciento) a 19% (diecinueve por ciento). Claramente, estamos haciendo el progreso adecuado hacia estos objetivos.

La inflación y el desempleo se han mantenido bajos. Hemos atraído niveles sin precedentes de inversión extranjera directa, lo que demuestra la confianza que el mundo tiene en Malasia. Logramos seguir en nuestra ruta, incluso durante años de turbulencia para la economía mundial. El Banco Mundial ha aumentado su estimación para este año, donde se espera que Malasia registre un aumento del PIB del 4,9 (cuatro coma nueve) por ciento, considerablemente más alto que su pronóstico anterior de 4,3 (cuatro coma tres) por ciento.

Existen muchos otros indicadores económicos positivos, como el aumento del mercado de capitales en nueve por ciento en los primeros seis meses de este año, con el cual ahora ocupamos el quinto lugar en Asia respecto al PIB. Malasia es también el hogar del mayor número de empresas cotizadas en la ASEAN. Con 29.000 (veintinueve mil) millones de dólares, Bursa Malasia también registró la mayor cantidad de fondos recaudados en los últimos cinco años en cualquier país de la asociación de diez naciones. Del grupo ASEAN, estamos en el segundo lugar, según el Índice de Facilidad para Hacer Negocios 2017 (dos mil diecisiete) del Banco Mundial y en el puesto 23 (veintitrés) en el ranking mundial, entre 190 (ciento noventa) economías en todo el mundo. El Índice de Competitividad Mundial 2016-2017 (dos mil dieciséis dos mil diecisiete) del Foro Económico Mundial, ubica a Malasia en cuarto lugar entre las 138 economías en cuanto a la Fortaleza para la Protección al Inversor. La agencia calificadora Fitch, recientemente reafirmó nuestra calificación A- y una perspectiva estable. Todo esto nos lleva a una sola conclusión: nuestra economía continúa prosperando y estamos más fuertes que nunca como resultado de las reformas y programas que el Gobierno ha puesto en marcha.

A nivel regional, queremos que vean a Malasia como una puerta de entrada a la ASEAN y a la región, y con la eventual concreción de la Asociación Económica Global Regional, queremos que vean a Malasia como una base desde la cual se puede acceder a casi el 50 (cincuenta) por ciento de La población mundial y más del 30 (treinta) por ciento del PIB mundial.

Sin embargo, no podemos ser conformistas, ya que estamos plenamente conscientes de los muchos obstáculos y desafíos que tenemos por delante. Necesitamos mejorar la productividad. Necesitamos elevar los niveles de educación y habilidades. Tenemos que poner la innovación y la creatividad en el centro de la economía del futuro.

El Gobierno ha emprendido las nuevas iniciativas para el futuro, conocidas como Transformación Nacional 2050 (dos mil cincuenta), para establecer los cimientos necesarios para que nuestra nación se encuentre entre los primeros países del mundo. Queremos esa ventaja competitiva y ser una sociedad basada en el conocimiento, pero debemos trabajar siempre hacia esos objetivos de manera sostenible, inclusiva y equitativa.

Queridos espectadores,

Malasia debe dedicar igualmente todos sus logros a las fructíferas relaciones exteriores que goza con muchos gobiernos amigos en todo el mundo. Malasia busca una política exterior abierta, basada en los principios y en el respeto mutuo de la soberanía fundada en los valores de la paz, la justicia, la humanidad y la igualdad.

Soy profundamente privilegiado al haber sido asignado para servir como jefe de misión en este hermoso país. Me complace observar que Malasia y Venezuela, a pesar de nuestra distancia geográfica, hemos mantenido relaciones bilaterales amistosas desde hace mucho tiempo y mantenemos la cooperación en muchos asuntos de interés mutuo en diversos foros internacionales multilaterales. Las estrechas relaciones entre ambos  gobiernos, se han consolidado con una serie de intercambios de visitas de alto nivel entre los dos países. Las excelentes relaciones también se han reflejado en otras áreas de cooperación como el comercio y la cultura, especialmente la educación y la formación. Esperamos que estas relaciones fructíferas puedan aumentar aún más para el beneficio mutuo de nuestros pueblos. Deseo aprovechar esta oportunidad para desearle al amable pueblo de Venezuela que su país continúe siendo bendecido con paz, progreso y prosperidad.

Con esta nota, deseo agradecer nuevamente a Nota Diplomática por brindarme la oportunidad de transmitir este mensaje”.

Puede ver la entrevista completa a través del siguiente enlace:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *