El Centro Comunidad Judía de Polonia quiere construir futuro

Su Director Ejecutivo Sr. Jonathan Ornstein, señaló en entrevista exclusiva a Descifrado, que la institución es “una señal de esperanza” que ofrece actividad para todo tipo de personas.

El Centro de la Comunidad Judía de Polonia se creó hace más de siete años por iniciativa del príncipe Carlos de Gales, señaló el director ejecutivo de la institución, Jonathan Ornstein.

Explicó que el príncipe estuvo en Cracovia (Polonia) en 2002 como parte de una visita oficial. “Tuvo un encuentro con los supervivientes del Holocausto y les preguntó qué podía hacer por ellos y le respondieron que tenían una sinagoga pero no un lugar para encontrarse y estar juntos. Él les prometió que les ayudaría y que intentaría fundar una casa para mayores”.

“Al volver a Inglaterra se reunió con las organizaciones de judíos y les pareció más oportuno hacer una cosa más abierta, no solo un centro para mayores sino algo más grande y planteado de una manera distinta y con una proyección hacia el futuro”, manifestó.

Al príncipe la idea le pareció buena y decidió apoyarla con recursos financieros. Carlos volvió a Cracovia con su esposa en abril de 2008 y pasó todo un día entero en la inauguración oficial. “Es un Centro de comunidad judía que nace de la iniciativa de un Príncipe británico”, comentó Ornstein, en entrevista exclusiva para Descifrado y Nota Diplomática, con colaboración de la traductora Ewa Palka.

“Edificamos o construimos un futuro judío en Kaskovia, y es nuestro objetivo. Para entender nuestra situación hay que conocer un poquito la historia y debemos entender una fecha clave en la historia de Polonia, que es la posguerra que a partir del año 1968. La vida de los judíos que sobrevivieron al Holocausto era una vida clandestina porque dejaron de funcionar de manera abierta y reunirse”, indicó.

En 1939, antes de la Segunda Guerra Mundial, en Polonia la décima parte de la población era judía: 3,5 millones de personas. En ciudades como Kaskovia, los judíos tenían todo un barrio pero también se mezclaban. Sin embargo, durante el Holocausto murió más de 90% de los judíos.

“Quedaron varios centenares de miles de judíos, muchos de ellos abandonaron Polonia después de la guerra, hacia Estados Unidos, Venezuela y Suecia, iban a cualquier parte, pero también muchos se quedaron en el país”, acotó.

El año 1968 fue una fecha clave para los judíos en Polonia porque volvió otra vez el antisemitismo, y los judíos decidieron emigrar o esconderse, por lo dejaron de actuar como una comunidad.

“En esos momentos quedaban 20 años de comunismo, por lo que se creyó este era el fin de la comunidad judía en Polonia, el tema judío en Polonia se acabó y luego en 1989 los polacos recuperaron la libertad.

“Los polacos comenzaron a interesarse por la cultura judía, aparecieron libros, se fundan grupos de música judía y museos. En Kaskovia los polacos no judíos organizaron el mayor festival de cultura judía del mundo en verano (a finales de junio), y gracias a estos pasos se empieza a ver un ambiente como muy projudío”, destacó.

Esa situación llevó a que muchas personas descubrieran que eran judíos porque eran hijos o nietos de personas que tenían vidas clandestinas, y que se despertara el deseo de hacer comunidad.

“¿Cuántos judíos hay en Kaskovia? La gente en la calle te respondería 100 personas, pero aquí en este Centro tenemos registrados 600 mil, pero nadie sabe cuántos judíos hay en Kaskovia. Cada vez más personas vuelven al judaísmo gracias a este ambiente tan bueno”, aseveró.

Ornstein señaló que cuando llega una persona que acaba de descubrir que es judía, lo primero que hacen en el Centro es decirle que su situación no es única, que hay bastantes personas tienen esta misma situación.

“La mayoría de las personas que están en este Centro son jóvenes que no sabían de que eran judíos. Les enseñamos que no son los únicos en esta situación, pero también queremos enseñarle toda la riqueza del mundo judío: es religión, es idioma, es cultura, una tradición, una historia desde la vista de Israel. Les decimos: esto es tuyo, eres una parte de esto, esto también es parte de tu herencia”, expresó.

Actividades para todos

Las actividades del Centro de la Comunidad Judía se desarrollan en dos líneas: hay actividades abiertas para todo el mundo y otra sólo para los miembros del Centro, las cuales están previstas para todas las edades.

“Tenemos una guardería, una escuela de domingo para los jóvenes, un club de estudiantes llamado Gimmel para las personas que acaban de descubrir sus raíces y otro para personas mayores, que reúne a unas 80 personas salvadas del Holocausto que practican inglés, entretenimiento, ejercicios de memoria, y yoga. Asimismo, los viernes por las noches organizamos cenas judías y vienen todas las semanas unas 60 personas del Centro más otras de todo el mundo. Tenemos un periódico llamado ‘Estamos aquí’ ”.

También hay un rabino que tiene un programa educativo para la comunidad y abierto para todos. El Centro acoge a muchos turistas que vienes a Kaskovia, no solo a judíos sino a personas que quieren ver los antiguos campos de concentración de Auschwitz. Estas personas vienen aquí y pueden ver cómo está el tema judío actualmente en Polonia y en

Kaskovia. Estas dependencias son visitadas por 8 mil personas al mes y la cifras anual ronda las 100 mil personas”.

El director ejecutivo del Centro señaló que existen otros lugares similares en todo el mundo (hay uno en Caracas), “pero nosotros somos únicos. La diferencia es que somos muy abiertos a todo el mundo, porque entendemos que habrá muchas personas en Kaskovia que tienen ascendencia judía y que no lo saben, queremos ayudarles a descubrirlo”.

Agregó que no hay escuelas judías en Kaskovia “y queremos abrir una que sea privada”.

“Creemos que este Centro es muy importante y único. Se dice que enseña con proyección hacia el futuro. Es como una señal de esperanza, porque es la perspectiva de lo que pasó hace 70 años y de cómo vivimos aquí en Polonia”, remató.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *